¿QUÉ BENEFICIOS SE OBTIENEN AL MATRICULARSE EN UN TALLER LITERARIO?

Preguntas como esta, o tales como:
- ¿Es bueno matricularse en un taller literario?
- ¿Qué me aporta el matricularme en un taller literario?
- ¿Seguro que se puede aprender a escribir en un taller literario?

Preguntas similares y muchas más las he estado escuchando los últimos seis años, los que tiene de vida el taller.
A quienes me las hacían, bien por correo electrónico, bien por teléfono, traté de sacarles de dudas lo mejor que supe o pude.
He de decir que, como tallerista que fui durante más de ocho años en uno de los más antiguos aparecidos en la ciudad de Madrid, más dos cursos en una escuela de prestigio diré que:
1.- Los genios literarios, salvo muy raras excepciones no nacen, se hacen a base de esfuerzo y trabajo constante (al igual que cualquier trabajador en la disciplina que sea: para ser realmente bueno es preciso constancia y trabajo).
2.- En todas las universidades anglosajonas, los talleres literarios son una asignatura más en las facultades de letras.
3.- Cualquiera que sepa redactar medianamente bien, y que tenga inquietudes literarias, puede ser un magnífico alumno.
4.- A un taller literario hay que llegar con humildad y con el pensamiento de que se va a aprender, no creyéndose de entrada un Cervantes o mejor que el insigne alcalaíno porque será un pésimo alumno que no se dejará corregir, se aburrirá y entorpecerá las clases.
5.- Quizá este punto debí ponerlo en el 1º o 2º lugar. Escribir es: CORREGIR, CORREGIR, CORREGIR y CORREGIR, de tal modo que el texto quede pulido, tanto como una pista de patinaje por la que, el lector, deslice la vista y no se encuentre obstáculo alguno que le haga desechar la obra que tiene entre manos bien por aburrimiento, falta de comprensión, exceso de rimas...
6.- Y por último, para no aburrir como pongo más arriba, quien desee escribir, llegar a tener un estilo propio, debe leer mucho y bien, es decir: beber de los autores clásicos y contemporáneos pero no sólo ir a conocer el argumento, sino ver las figuras retóricas empleadas, el tono, el estilo, las formas de lenguaje... Es necesario hacer un estudio en profundidad e, incluso, intentar parecérsele (con los ejercicios de intertextualidad) y, cuando menos se lo espere, habrá llegado, si no a la cumbre, sí a empezar la escalada de esa montaña que, aunque parezca que no, se conseguirá con tesón.

Un saludo, Juana Castillo


Follow by Email

sábado, 31 de julio de 2010

Las alumnas y la profesora del Taller te recomiendan leer:



LA ENCANTADORA DE FLORENCIA, de Salman RUSHDIE. Juana Castillo Escobar.

En esta obra el autor entrevera historia y ficción, aventuras y exotismo. Con ello reconstruye un fascinante periodo histórico -el del siglo XVI- en el que narra la creación del imperio mongol y las luchas que darían lugar a la India.
Es una novela densa, muy filosófica, bella, en la que tan pronto te encuentras en palacios de las mil y una noches, como en la Florencia renacentista. Tiene frases que deben quedar, si no en el recuerdo, sí hacernos pensar; frases tales como:
“Quien concibe la esperanza de una hora concibe la esperanza de la eternidad. El mundo es una hora. Lo que viene a continuación es invisible”. Pág. 62.

“El mundo es un puente, crúzalo pero no construyas una casa sobre él” (según el rey Akbar, son palabras de Jesús el Nazareno". Pág. 62.

“-Señores, un forastero nos ha dado una gran lección. Uno debe salirse de un círculo para ver que es redondo”. Pág. 82.

“…por qué uno debía aferrarse a una religión por ser no la verdad, sino la fe de sus padres. ¿Acaso la fe no era fe, sino una simple costumbre de familia? Quizá no existía la religión verdadera, sino esa eterna transmisión de una generación a la siguiente. Y el error podía transmitirse con la misma facilidad que la virtud. ¿No era la fe más que un error de nuestros antepasados?
Quizá no existía la fe verdadera. Sí, se había permitido pensar eso. Deseaba poder contarle a alguien su sospecha de que los hombres habían creado a sus dioses y no a la inversa. Deseaba poder decir que es el hombre, y no Dios, quien ocupa el centro de las cosas. Es el hombre quien está en el núcleo y abajo y arriba, el hombre quien está delante y detrás y al lado, el hombre quien es ángel y demonio, el milagro y el pecado, el hombre y siempre el hombre”. Pág. 83.

“Si hubiese habido un Dios, pensó el emperador, tal vez habría sido más fácil descubrir qué era la bondad. Eso de la veneración, de la abnegación del yo en presencia del Todopoderoso, era una distracción, un rastro falso. Donde quiera que residiese la bondad, no era en la obediencia ritual y reflexiva entre una deidad, sino más bien, quizás, en el descubrimiento lento, torpe y plagado de errores de un camino individual o colectivo”. Pág. 300.

“La maldición de la raza humana no es que seamos tan distintos unos de otros, sino que seamos tan parecidos”. Pág. 301.

El humor no está reñido con la cultura.

Eso es amor y, lo demás, tontería...

Autores consagrados, frases: Wordsworth.

Imagen obtenida en Internet



"Aunque ya nada pueda devolvernos el tiempo del esplendor en la hierba, y la gloria en las flores, no debemos afligirnos porque la belleza subsiste en el recuerdo"
William Wordsworth

¿Sabías que...

Imagen obtenida en Internet
Ken Follett comenzó a escribir para ganar dinero con qué reparar su coche?

Proverbio árabe

La Alhambra de Granada,
ejemplo de arquitectura árabe-andalusí en España

“La primera vez que me engañes, la culpa será tuya. La segunda, la culpa será mía”. Árabe

Autores consagrados, poesía: Emily Dickinson

Imagen obtenida en Internet
MORIR NO DUELE MUCHO


Morir no duele mucho:
nos duele más la vida.
Pero el morir es cosa diferente,
tras la puerta escondida:

la costumbre del sur, cuando los pájaros
antes que el hielo venga,
van a un clima mejor. Nosotros somos
pájaros que se quedan:

los temblorosos junto al umbral campesino,
que la migaja buscan,
brindada avaramente, hasta que ya la nieve
piadosa hacia el hogar nos empuja las plumas.

Emily Dickinson (USA, 1830-1886)

Autores consagrados: micro relato de Thomas Bailey Aldrich

Imagen obtenida en Internet
Mensaje
Thomas Bailey Aldrich

Una mujer está sentada sola en una casa. Sabe que no hay nadie más en el mundo: todos los otros seres han muerto. Golpean a la puerta.

A la hora de escribir los maestros opinan... Una frase de André Gide

Imagen obtenida en Internet
Ante ciertos libros, uno se pregunta: ¿quién los leerá? Y ante ciertas personas uno se pregunta: ¿qué leerán? Y al fin, libros y personas se encuentran.
André Gide

Colaboraciones externas: un relato de Delfina ACOSTA - Paraguay.

Imagen obtenida en Internet
EL NEUROSIQUIÁTRICO SOBRE LA CALLE NORTE
DELFINA ACOSTA - Paraguay


Estaba yo hablándole con toda la vehemencia de mi razón; sin embargo era inútil que tratara de persuadirle, que intentara convencerle de que juntara sus fuerzas.
La lluvia caía con el juicio perdido y de un momento a otro podía arrastrarla, como arrastra a su salvador quien, llevado por la corriente de los jacintos de agua y de los remolinos, se está por ahogar.
No me hacía caso.
Y las aguas venían por ella.
Ya se habían desprendido algunas ramas del gomero; el espectáculo que presentaba el firmamento, con los rayos precipitándose como los caballos que se desbarrancan guiados por jinetes suicidas que profesan otra fe, me llevaban a pensar en lo peor.
Hablé en lenguas.
Un relámpago con su estela de ozono iluminó varias veces el rostro cruzado por el espanto de la desconocida mujer a quien intentaba socorrer.
Sin embargo, no hubo caso; sus manos se desprendieron débilmente de las mías y la corriente la llevó...
A partir de ese día profeticé. Profeticé a menudo.
Y cuando profetizaba mi nuera me decía que no me hiciera. Apenas me ocurrían las profecías, que me venían fáciles, ella, hija de su madre, se metía en la cocina a prepararme té de tilo caliente que yo solía escupir.
Después de profetizar la llegada de los estorninos sobre nuestras cabezas, dicen que enfermé.
Mi esposo se negaba a firmar la orden para que me metieran en el neuropsiquiátrico, sin embargo, tanto insistieron, tanto fundamentaron, tanto se plantaron en la idea de la internación mi hijo y mi nuera, que David se zafó de la situación con la siguiente frase: “Hagan lo que les parezca”. Y se fue a tomar sombra debajo de los cítricos, que era su manera de largar un profundo suspiro y pensar en otro tema.
Y yo aquí estoy.
Francisco, el más nuevo de los internos, junta en un frasco de mayonesa hormigas rojas y negras.
Tiene la mirada caliente, y se cuenta a sí mismo historias de cuando la mar estaba en zozobra y las naves de bandera irlandesa pasaban dejando un flamear de gaviotas chilenas, y él se hallaba dentro de un caracol, o sea, sin poder salir de sí mismo; tan maniatado estaba por las fuerzas de las fieras marinas que le impedían hacer lo que su voluntad le mandaba, que en su derecho enloquecía de impotencia.
El asilo está en calma.
Yo tomo el pedido de la gente que quiere ir al mar, a las costas marinas de Punta del Este, a los acantilados del Atlántico; les prometo que en cuanto me alivie estaré en las playas salitrosas, y les traeré los envases de los caracoles y las caracolas de las que se cuenta que tienen el perpetuo rugido de las olas en su interior.
Aurora me pide una fotografía del atardecer sobre las olas, cuando los flamencos están ya lejos y las aves cazadoras de peces empiezan a levantar vuelo.
En el fondo guarda la esperanza de que la lleve conmigo.
Matías no confía en que yo me vaya a curar porque los perros me tienen bronca, y esa es mala señal.
No hablamos sino de irnos de este sitio las veces que estamos en mayoría, en el patio, y se queda sola la enfermera, Ángela, cumpliendo su horario de guardia en la oficina azul. Ángela borda para aplacar sus nervios erizados, y cuanto más nerviosa está, más rápidas y más hermosas le salen las bufandas, las mantillas y las servilletas de las manos. Qué cosa, digo...
Los internos queremos irnos.
Pero las paredes son altas. Tienen el cuerpo de tres escaleras de albañil.
Pasa fresco y rápido el día aquí; las enfermeras nos dan la razón en todo, menos los médicos, y en especial el Dr. Álvarez, que quiere, a punta de lapicera, que le diga toda la verdad, y la verdad es lo que le vengo diciendo cientos de veces, de modo que no hay manera de entendernos. Y así, no entendiéndonos, es como se va desgastando la relación, y para quebrarle el ánimo me quedo muda cuando me pregunta cómo estoy, o qué comí; claro que si insiste un poco, un poquito más, le doy conversación sobre mi amigo Pedro.
Pedro tiene una piedra lunar en el pequeño ropero de su habitación; por una confianza que no le conviene (todo hombre tiene su precio) me cuenta que venderá por mil dólares la piedra aquella, una vez que se encuentre libre; está convencido de que no se la voy a robar pues vengo de una familia de bien y tengo miedo de sus puños.
Pedro dice que trabajó en un Observatorio; creo que no aprendió las revelaciones sagradas de los gases, el ozono, el nitrógeno y las rocas y los satélites y los asteroides. Como toda la gente que no sabe casi nada, que se cultiva sólo de suerte, es de querer explicar todo y de hablar mucho. Y por esos enredos y nervios que tiene la conversación, soy yo quien termina explicándole que la luna es un satélite del planeta Tierra, y le cito a Galileo, y él se queda observándome, enroscado, con sus ojos de langosta.
Pero María, que me suele hablar de una tía de apellido Álvarez, que es condesa, miente, pues en un momento dado te dice una cosa azul y después te cambia el color de la cosa, mezclando todos los colores, de modo que no se sabe si habla en celeste, en rosado o en beige.
Yo le suelo decir: “A ver, cuéntame de cuando fuiste bailarina de gran reconocimiento público y levantaste tu pollera para agasajar al presidente de la República en el teatro municipal”. Y ella, por un cigarrillo me cuenta la historia, y la historia le va creciendo, creciendo, inflada por la mentira, y tanto le va creciendo, que a veces le cuesta trabajo saber en dónde quedó cuando me venía contando lo que me contaba; un sudor espeso le corre por la frente entonces, y con los ojos muy abiertos me cuenta una historia diferente, pues se pierde en su propio relato, aunque yo finjo cara de suspenso hasta que acabe de fumar.
Y luego se calla, y me observa, y yo le digo que me cuente de cuando se fue a rescatar los cerdos de la granja del cura párroco que cayeron en el abismo. Y ella se pierde, se confunde, pero le animo ofreciéndole otro cigarrillo, y entonces le viene un ah..., un claro pues..., un suspiro de recordación a los labios, y me dice que les iba hablando con la autoridad del Nazareno a los marranos, los cuales, trepando por el peñasco subieron, los treinta y tres que eran, y se metieron en la granja para engordar, pues Dios manda que sus criaturas más amadas engorden. Yo le sigo pasando cigarrillos para que me cuente a ritmo de bocanadas de humo historias por mí inventadas. Pero una vez que ya no puede más se va, sin pedirme permiso, por los pasillos, tosiendo.
Y riendo.
Picarona es la María.
Antonio a veces se cree tapia y por lo tanto, inofensivo. Suele quedarse allí, al lado de un pescado gigante que pierde agua amarillenta por la gran boca de yeso; no hay manera de que se mueva, porque no está en su juicio salir de sus costras húmedas, de aquellas hojas salvajes que dan vueltas por su columna vertebral, mientras le caminan las hormigas culonas y una lagartija de color verde y amarillo trepa por su cuello.
Él no me escucha. Y yo no hablo. Pero si hablo no sabe que digo lo mismo que dije ayer, y anteayer, es decir hace mucho tiempo. ¿Y qué le digo? Pues que este es un lugar donde las conversaciones son traídas y llevadas por el viento, que hay que hablar con mucho cuidado y precaución porque he aquí que el soplo de los árboles, el soplo que de por sí es chismoso y tiende a deformar, a difamar, cambia las buenas y juiciosas palabras por frases engañosas, por conspiraciones y por planes de asesinato.
Ocurre que los internos nos encontramos peleando, a veces, y surge dando gritos, entonces, alguien que me condena por haber conspirado contra su persona, y yo me encuentro en la necesidad de decirle, de jurarle que no dije ni jota, para salvar mi vida.
Sin embargo, en honor a la verdad, hay que decir que la gente de este asilo no pasa de los enojos.
En el fondo nos queremos. Y cuando alguien se va, llevado por sus parientes, le deseamos la mejor de las suertes allá, afuera, que es donde realmente la Tierra da vueltas sobre su eje. También le pedimos que nos envíe misivas.
Mas esas cartas nunca llegan.
Una sola vez, un interno, que nos caía en gracia porque era tartamudo, nos escribió una carta a cada uno de los que quedamos adentro cuando él partió. Decía, contaba grandes calamidades y bellezas del mundo, como que la gente se había convertido a la religión cósmica. Y bueno, una noticia así, redonda, que no se sabe por qué lado tomarla, pero que instala en la voluntad de los desafortunados un ánimo de pasar a ser parte de una orden misteriosa, para convertirnos -por fin- en objeto de curiosidad y envidia, entusiasmó a algunos internos, que también deseaban formar parte del movimiento cósmico.
Miguel, el bizco, hombre de fumar cigarrillos de los fuertes, y Juan y Pedro, que usaban corpiños puntiagudos debajo de sus camisas, y se pintaban los labios con coloretes liliáceos sin que a nadie importara un bledo, se metieron a andar desnudos por los pabellones del asilo al caer el atardecer. Tan extraña y gravemente les cayó la religión contra natura.
Hay una luz siempre prendida en la dirección. El nuevo director nunca duerme, dicen. Nos conoce a todos. Eso también dicen.
El doctor Velazco Quintanilla es delgado, casi liso, visto de costado, usa anteojos oscuros, y anda generalmente relajado por los pasillos; a fin de año irá a Europa y vendrá una mujer en su reemplazo.
Lo noté preocupado la última vez que conversamos.
Me miró fijamente, pero le iban pasando de largo por los ojos las historias que le contaba; le hablé de los bichos, o como sea que se llamen. Y le dije así: “Esos microbios con luz propia que suelo guardar en mi cajón, algún día, antes de abandonar este sitio, se los dejaré a Magdalena, pues ella nunca ha tenido marido, ni hijo, ni sobrino, ni hormiga que le pertenezcan”.
Distraídamente me escuchaba. En verdad no me escuchaba cuando le advertía que ya eran muchos los microbios en mi gaveta, y que yo igual les daba de beber de mi sangre para que se alimentaran, sin importarme que mañana pudieran ser más y la debilidad me dejara muerta o dormida sobre el camastro.
- No corre riesgo de morir -me dijo sin decirme, pues su voz como venida desde afuera.
Los microbios se me pegaron por culpa de algún interno. Tienen alas pequeñas y frágiles, pero no son mariposas. A menudo me causan impresión a pesar de conocerlos tanto ya. Mi imposibilidad de describirlos me suele poner en aprieto ante el Director, que me pregunta por ellos, por la forma de sus antenas y de sus ojos, y anota cosas en una hoja.
Pero el caso es que un día me harté.
Y entendí que debía apartarlos -definitivamente- de mi existencia.
Eché llaves al cajón después de haberlo fumigado. Pero noche tras noche vienen, con sus luces de luciérnagas hasta mí. Estos microbios no se eliminan lanzándoles un perro. El mundo sería fácil si nos sacáramos de encima a las plagas con los ladridos.
A veces llamo a gritos a la enfermera.
Y ella viene y me dice que los bichos ya se están yendo por donde vinieron, y me pasa una píldora azulina.
Hago amistad, en los últimos tiempos, con Adelaida. Ella es sana, como me dice bajo juramento, pero los parientes no se lo creen, o prefieren no creerla, como ocurre la mayoría de las veces con los internos.
Cuando aparecen las visitas, los días lunes y miércoles, las mellizas Juana y Amparo, que están locas de atar, se quedan sentadas en la sala de espera, y huelen a lavanda, que es como oler a salud, o higiene, y ponen su intención de obedecer a cualquier orden de su madre, y así, para mostrar que no está en ellas la rebelión propia de quienes han perdido la cabeza, aceptan los consejos de su preceptora que les dice que no salten el desayuno, ni el almuerzo, ni la merienda, ni nada. La madre les dice que están de pasada nomás en este sitio, que es una institución donde se enseña buenos modales a las chicas de la alta sociedad. Y ellas, alentadas, comen aseadamente los alfajores y los bizcochuelos.
Se quedan mirando nomás el techo, y sus ropas limpias hechas con tela de tafetán las mantienen estáticas, pues no, ni modo que se larguen a jugar con la tierra haciendo figuras de relojes con el lodo, y ni modo que repitan la hazaña de ir, como cuando eran niñas, a buscar un tordecillo para volver con las prendas de vestir llenas de abrojos a la medianoche.
Yo estoy curada, pero en mi casa están enfermos.
Empecemos por el tío Matías.
¿A qué venía a la biblioteca? Se sentaba sobre el sillón de mimbre, aspiraba el olor de humedad de la sala como un perro, mantenía inclinada su cabeza durante una hora, y salía después de leer el libro de las muchas revisiones a gritar que el fin del mundo estaba cerca.
Mi tía Angélica solía largar un suspiro cuando eso ocurría.
Había que encerrarlo.
Pero a la tarde, cuando las gallinas venían al corral, y cloqueaban, él se largaba a charlar como hombre sano, y lúcido para las matemáticas, le pasaba a la tía los billetes de más de tres ceros, y ella iba contenta al mercado, mientras el tío Matías me largaba recomendaciones sobre mis propósitos para que me fuera bien en la vida.
Y lo que se llama irme bien en la vida, no me iba mal, hasta que él, precisamente él, que tenía delirios de profeta, y que calumniaba contra los sacerdotes católicos, me dijo que debía dejar mis nervios en reposo, y me dio la receta de un baño frío en una tinaja de tilo fermentado.
Mucha fermentación y ningún resultado.
Pero ya no quiero recordar aquel capítulo de mi existencia pues el disgusto me viene, y no tengo un pucho a mano.
En esta casa de enfermos no todos están enfermos.
Hay quienes dicen que se van a fugar.
Pero no es fácil fugarse porque el mismo cielo estrellado de la noche es como una alambrada eléctrica que frena la osadía de los dispuestos a fugarse. Las descargas de luz de las estrellas y de los luceros caen sobre sus formas que parecen grandes pájaros nocturnos, y al rato se escucha la voz del cuidador en el megáfono pidiendo refuerzo pues las aves están por salir del corral.
Y al instante caen sobre ellos los enfermeros, pero suele haber algún interno que tiene suerte, y que levanta el vuelo, el raudo vuelo de un gran pájaro nocturno, y va a parar del otro lado del muro, que es donde comienza la dimensión de la libertad, pero también están los acarreadores de botellas y latas y desperdicios que dan la voz de alerta al verlos, y atraen la atención de los borrachines del bar de la cuadra. Ellos, bebidos como están, no pueden sentirse más felices sujetando a un prófugo, y así, arrastrándolos de los brazos y de las piernas, borrachos como una cuba, traen al infeliz de regreso al hospicio.
De estas cosas me entero al día siguiente.
Estoy cansada.
Muy cansada...
Yo también me quiero fugar.
trucos blogger

EFEMÉRIDES QUE NO DEBEN DE SER OLVIDADAS

EFEMÉRIDES QUE NO DEBEN DE SER OLVIDADAS

14 de Febrero - DÍA DE SAN VALENTÍN

14 de Febrero - DÍA DE SAN VALENTÍN
Picad sobre la imagen para saber más de la historia del santo y de esta efeméride.

21 de marzo: Día Mundial de las Personas con Síndrome de Down

21 de marzo: Día Mundial de las Personas con Síndrome de Down
(Pica sobre la imagen).

21 de Marzo-Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial

21 de Marzo-Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial
(Pica sobre la imagen)

Agua para todos

Agua para todos
22 de Marzo, día Mundial del Agua

17 de Junio

17 de Junio
Día Mundial de lucha contra la Desertificación y la Sequía (Pica sobre la imagen)

22-IV-2011 - Día Mundial de la Tierra

22-IV-2011 - Día Mundial de la Tierra
(Pica sobre la imagen)

25 de Noviembre Día Internacional Contra la Violencia Hacia la Mujer

25 de Noviembre Día Internacional Contra la Violencia Hacia la Mujer
TODOS LOS DÍAS SON 25 DE NOVIEMBRE

Día de los derechos del Niño: 20-XI-09

Día de los derechos del Niño: 20-XI-09
Convención sobre los Derechos del Niño. (Pica sobre la foto).

ONG´S

ONG´S

Amnistía Internacional

Asociación 11-M

No a la pedofilia

Save the children

UNICEF

Vídeos YouTube

Loading...

"Su Excelencia" (Discurso completo) - Mario Moreno Cantinflas

Buscón de la RAE

Real Academia Española de la Lengua

Real Academia Española de la Lengua
Diccionario

Traductor Google

Traductor

La voz de la palabra escrita internacional

Unión Hispanoamericana de Escritores

ERES LO QUE ESCRIBES ERES COMO ESCRIBES

IBSN

IBSN: Internet Blog Serial Number 1954-12-20-77

Quiero Crear un Blog


crear blog

Páginas vistas en total

Yo no fumo, ¿y tú?

Blog sin Humo

NOTICIAS

NOTICIAS

El libro es un lujo que sólo se huele

El libro es un lujo que sólo se huele
Parece un espacio mágico arrancado de El Cairo de Naguib Masouf o el Bagdad de Las mil y una noches, un remanso de paz en el que no se escuchan los cláxones de los automovilistas impetuosos que parecen dialogar entre ellos desde sus bocinas. La librería Behzad es un oasis, un lugar hermoso y desordenado repleto de libros, cuadros, mapas, postales, fotografías y polvo, sobre todo mucho polvo (el sello de Kabul), en el que cada objeto parece guardar un equilibro perfecto con el que tiene al lado. (Pica sobre la imagen).

Tras los pasos de la sutil memoria de Machado en Segovia - 26-IX-2010

Tras los pasos de la sutil memoria de Machado en Segovia - 26-IX-2010
Escultura homenaje a Machado delante del Teatro Juan Bravo de Segovia. El escritor vivió 13 años en la ciudad castellana, en la que conoció a Guiomar y vivió grandes momentos pero con la que mantuvo una relación en cierto modo distante. (Pica sobre la imagen).

ARQUEOLOGÍA

ARQUEOLOGÍA
La civilización 'yope' muestra sus tesoros. En la foto Juego de Pelota en la zona arqueológica de Tehuelco - México. (Pica sobre la foto).

El almacén de las momias

El almacén de las momias
Los periodistas que estuvieron presentes describen emocionados una escena que bien podría haber salido de 'En busca del Arca Perdida' o cualquiera de sus secuelas. El interior de la tumba faraónica, 2.600 años en la oscuridad, sólo estaba iluminado por antorchas y por los focos de las cámaras de televisión invitadas al evento. (Pica sobre la imagen).

La Unesco protegerá los yacimientos del fondo del mar a partir de enero

La Unesco protegerá los yacimientos del fondo del mar a partir de enero
20 países la han ratificado, entre ellos España, Cuba, Ecuador, México, Panamá y Paraguay. (Pica sobre la foto).

ARTE

ARTE
'La duquesa de Osuna' - Museo Romántico. Retrato familiar de la Duquesa de Osuna como dama de la Orden de Damas Nobles de la Reina María Luisa, Agustín Esteve (1796-1797).

Una «Capilla Sixtina» de 3.500 años

Una «Capilla Sixtina» de 3.500 años
«¡Alá u-Akbar!» (¡Dios es el más grande!) es lo que exclamó rais Ali Farouk cuando entró, junto a José Manuel Galán, a la cámara mortuoria de Djehuty. Ante sus ojos se revelaba una imagen que nunca nadie «hubiera imaginado en sueños encontrar: una Capilla Sixtina del 1500 a.C», confesaba ayer Galán, director de la campaña arqueológica hispano-egipcia que lleva por nombre Proyecto Djehuty y que desde hace ocho años se desarrolla en la necrópolis de Dra Abu el-Naga, en la orilla occidental de Luxor (antigua Tebas)... (Pica sobre la imagen).

La casa de la playa de Diego Rivera

La casa de la playa de Diego Rivera
Las autoridades mexicanas estudian la compra de una casa con vistas al mar en Acapulco, propiedad de los herederos de la fallecida coleccionista Dolores Olmedo, en cuyas paredes su amigo, el pintor Diego Rivera (1886-1957), dejó cinco murales con motivos prehispánicos. (Pica sobre la imagen).

Las entrañas de la Alcazaba de Almería

Las entrañas de la Alcazaba de Almería
La Alcazaba de Almería abre al público uno de sus rincones más secretos: las mazmorras. La actividad denominada El espacio del mes, con la que el monumento ofrece una lectura más detallada sobre algún elemento del recinto con visita guiada, se ha ampliado ante la expectación que ha levantado este lugar de cautiverio. Las mazmorras pueden verse los miércoles, jueves y viernes de septiembre a las 18.30. (Pica sobre la imagen).

Revolución en el museo de Orsay

Revolución en el museo de Orsay
"Quiero que el siglo XIX no se acabe nunca". La frase, en palabras de Guy Cogeval, director del Museo de Orsay, resume la misión que se ha marcado: poner patas arriba el mayor museo mundial de arte del XIX. Una auténtica revolución que ya ha comenzado y que supondrá el salto al siglo XXI de una institución que nació en 1986 como una de las mayores apuestas francesas en la historia del arte. Uno de los beneficiados será España: un centenar de joyas de Orsay aterrizarán el año próximo en la Fundación Mapfre de Madrid, como primera etapa de todo un periplo internacional. (Pica sobre la imagen).

Si es un 'miguel ángel', es un chollo

Si es un 'miguel ángel', es un chollo
'El tormento de San Antonio', la que se supone que es la primera obra de Miguel Ángel Buonarroti, elaborada cuando tenía unos 12 años, ha sido comprada por un museo de Texas (EE UU), señala The Guardian. (Pica sobre la foto)

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

CIENCIA Y TECNOLOGÍA
Descubren el planeta extrasolar más pequeño, algo mayor que la Tierra. (Pica sobre imagen).

Así eran los primeros relojes

Así eran los primeros relojes
Es un pequeño objeto dorado que Cosimo I de Medici, Duque de Florencia, levanta con la mano derecha en un óleo pintado en 1560 por Maso da San Friano. Este mecenas de las ciencias del siglo XVI mira al espectador 450 años después con cierta arrogancia. No es para menos, sostiene una pieza de tecnología punta de su tiempo: un reloj. (Pica sobre la foto).

Detectan una especie de peces destructores en las costas del Caribe de Guatemala

Detectan una especie de peces destructores en las costas del Caribe de Guatemala
Guatemala, 13 sep (EFE).- Un grupo de biólogos marinos detectó la presencia de una especie de peces destructores en las costas del Caribe guatemalteco, cuya masiva reproducción podría poner en peligro al ser humano. (Pica sobre la imagen).

El gran cometa Donati como lo trazó William Dyce

El gran cometa Donati como lo trazó William Dyce
El artista escocés pintó el cuadro sólo meses después del descubrimiento de este cuerpo celeste por un astrónomo italiano. (Pica sobre la imagen)

La historia de Urania, musa de la astronomía

La historia de Urania, musa de la astronomía
La creación de esta divinidad menor hija de Zeus demuestra la importancia de esta ciencia desde la antigüedad -Año internacional de la Astronomía-. Los griegos de la antigüedad plasmaron los grandes misterios de la creación en una gran variedad de mitos. La Teogonía escrita por el poeta beocio Hesíodo en el siglo VII a. C. contiene los primeros relatos estructurados sobre el origen del universo, los dioses y el ser humano, partiendo de mitos y poemas procedentes de una tradición oral. Las musas eran divinidades menores hijas de Zeus y la titánide Mnemósine (la Memoria). Según Hesíodo eran nueve: "Ella dio a luz a nueve jóvenes de iguales pensamientos, aficionadas al canto y de corazón alegre, cerca de la más alta cumbre del nevado Olimpo". Se movían entre el Olimpo, al que eran llamadas a menudo por Zeus para alegrar sus fiestas, y el monte Helicón, donde formaban bellos coros y recorrían sus ríos y valles. (Pica sobre la imagen)

La NASA difunde unas fotos tomadas por las nuevas cámaras del telescopio Hubble

La NASA difunde unas fotos tomadas por las nuevas cámaras del telescopio Hubble
Washington, 9 sep (EFE).- La NASA difundió hoy espectaculares fotografías de galaxias, estrellas y nebulosas captadas por las nuevas cámaras del telescopio espacial Hubble. (Picad sobre la imagen para saber más)

Google+ Followers